Lo que se evita… no se mide

Publicado por Dra. Cecilia Eguiluz en

Exigir a Inmujeres y a Mides la re-apertura de un espacio de breve estadía para Mujeres víctimas de violencia.

En el marco de la celebración de los 35 años de INMujeres, solicitamos públicamente en el acto que realizaron, que se ocupen de abrir en Salto un espacio de breve estadía para mujeres víctimas de violencia.

Como es sabido, hace varios años promoví junto con un grupo de personas, la creación del primer Hogar transitorio de estas características en Salto. En esa oportunidad se concretó desde el gobierno departamental, pero se hizo con el apoyo de todas las instituciones y organizaciones que tienen vinculación con esta temática.

Luego cambiado el signo político del gobierno departamental, existió otro espacio con el mismo objetivo, pero lo cierto es que al día de hoy ninguno existe, todos fueron cerrados.

La violencia, el abuso hacia las mujeres y sus hijos, más aún el feminicidio NO DEBEN SER TEMAS DE USO POLÍTICO PARTIDARIO.

Han pasado varios años con discusiones estériles donde uno y otro se tiran las culpas de los cierres de los hogares transitorios para las mujeres víctimas, no he participado de esas discusiones porque para mi no construyen. Solo he insistido en que ese espacio debe existir porque es una necesidad ante la lamentable realidad.

¿Qué ha cambiado en estos últimos años? ¿de quién es la competencia?

Con la creación de la Ley 19.580 que es de orden público se establecen Principios Rectores y directrices para aplicar la Ley. Y en el artículo 5 se establece la responsabilidad del Estado “El Estado es responsable de prevenir, investigar y sancionar la violencia basada en género hacia las mujeres, así como proteger, atender y reparar a las víctimas en caso de falta de servicio”.

Y me concentro en “proteger”; podríamos llegar a decir que existe una omisión del estado en casi todo el país al no prever como forma de protección estos espacios de breve estadía para casos extremos. Yo creo que sí podemos utilizar esa línea de argumentación, ya que en la práctica muchas veces los mecanismos electrónicos fallan o la custodia policial es burlada por el agresor; además de lo que ya todos sabemos y es que si la víctima no tiene a donde ir, no va a hacer la denuncia.

Por su parte el Art. 7 que establece los derechos de las mujeres víctimas de violencia dice en el literal F) A recibir protección y atención integral oportuna para ella, sus hijos e hijas u otras personas a su cargo, a través de servicios adecuados y eficaces.”

Esa “protección” y atención integral debería incluir necesariamente a mi juicio un hogar de breve estadía para casos extremos, sobre esto no da ni para explayarse, es solo conocer la realidad.

El artículo 45 establece los intereses que se priorizan, “frente a situaciones de violencia basada en género, la prioridad debe ser la protección integral a la dignidad humana y la seguridad de la víctima y de su entorno familiar, debiéndose garantizar especialmente los derechos reconocidos en los artículos 7°, 8° y 9° de esta ley.”.

En definitiva lo que nos dice la ley es que se priorizan los derechos humanos fundamentales y en este sentido cobra importancia la función de garante del Estado ante derechos vulnerados.

Como sabemos, esta ley atribuye competencias específicas al Instituto Nacional de las MUJERES (INMUJERES) y al Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) quienes además presiden los Consejos nacionales y departamentales por una vida libre de violencia.

Esta ley no dice expresamente que se deben crear refugios en cada departamento, pero esa discusión se dió al momento de la elaboración y como tantas cosas quedaron postergadas a intenciones por falta de presupuesto.

En la actualidad de INMujeres dependen 5(CINCO) refugios en todo el país, tres de ellos en Montevideo, uno en Maldonado y otro en Tacuarembó, lo sostienen con recursos de INMujeres y con gestión privada.

En Salto seguramente tenemos asociaciones civiles con capacidad de gestión, tenemos la necesidad de que este hogar reabra y como dijimos Inmujeres tiene responsabilidad legal, como así también la tiene Mides.

Por estas razones solicitamos a INMUJERES y a MIDES en forma urgente analicen, la apertura y financiamiento de un espacio transitorio para mujeres víctimas de violencia en Salto, restituyendo así un lugar de protección que este departamento ya supo tener y desde hace años está cerrado.

Más allá del nombre que se le pueda dar, todos entendemos a lo que estamos haciendo referencia y todos sabemos la gravedad de la situación de violencia y los femicidios ocurridos en Salto.
Seguramente además tendrán Inmujeres y Mides la capacidad de convocar al Gobierno Departamental que ni antes, ni tenía competencia propia en esta materia.

 

Dra. Cecilia Eguiluz
Mter. DDHH, ED y D