Homenaje a Martha Montaner

Publicado por Dra. Cecilia Eguiluz / Rep. Nacional por Salto (Partido Colorado) en

Días pasados se realizó una Asamblea General para homenajear a la recientemente fallecida Senadora y amiga Martha Montaner. En esa oportunidad tuvimos el alto honor de hacer uso de la palabra junto al Senador Pedro Bordaberry. Les dejo aquí lo que manifestamos en sala:

Transcipción de acta parlamentaria

SEÑORA EGUILUZ: Señor presidente: vamos a pedir que antes de finalizar se proyecte un video que tenemos preparado, al tiempo que solicitamos que la versión taquigráfica de las palabras pronunciadas en este homenaje sea enviada a los familiares de Martha.

Agradecemos la presencia de su familia, así como a los compañeros de partido que nos han dado esta oportunidad. Es para nosotros un orgullo hacer uso de la palabra en este homenaje. También quiero saludar al expresidente, doctor Julio María Sanguinetti, que se encuentra en la barra; a los compañeros y compañeras de nuestro Partido Colorado; a los amigos de Martha y a los correligionarios que en tantas batallas acompañaron. Martha tenía muchas ganadas, pero también muchas perdidas. Cuando uno transita la vida política no solo cosecha correligionarios políticos, sino también amistades, y hoy muchas de ellas están presentes, por lo que también les envío un saludo.

Martha era una mujer increíble. A todas las mujeres del Partido Colorado nos ha marcado por su accionar y por su fortaleza, pero también ha marcado profundamente a todas las mujeres que hacemos política más allá de los partidos, más allá de los intereses electorales o de algunos temas en los que podemos coincidir o tener en común. Martha inspiraba mucho respeto; era una adversaria muy fuerte, pero también era buena negociadora, tanto hacia afuera del partido como hacia adentro. No siempre estábamos 100 % de acuerdo, pero lo importante era, justamente, el respeto que tenía por los demás y esa capacidad de llegar al mejor resultado, buscando siempre lo mejor, con ese orden que los batllistas le ponemos a las cosas: primero está el país, luego el partido y después nosotros mismos. Martha tenía esa característica; eso es un orgullo para nosotros y nos va a dejar marcados.

Creo que los reconocimientos no solo hay que hacerlos cuando uno no está; hay que hacerlos siempre. Martha fue reconocida por el partido y va a ser reconocida en la historia de nuestro país por ser la primera mujer que condujo una fuerza política. Más allá de todos los galardones que tuvo como diputada y como senadora, esa Martha elegante, fuerte y con esa convicción que nos marcaba a todos fue la primera mujer en la historia –y va a quedar en nuestra historia– que condujo una fuerza política. Muchos pasarán y muchos vendrán, pero ella va a ser la primera y eso para nosotros significa un gran orgullo y un reconocimiento en vida que se le hizo a una de las grandes mujeres que tiene –y hablo en presente– este país.

La tarea legislativa de Martha tiene grandes ejes. Siempre tuvo a Tacuarembó presente, desde el tema más grande al más pequeño. Los productores rurales y la ruralidad en su totalidad constituían un eje central para Martha, pero por sobre todas las cosas estaban los temas sociales que tenían que ver fuertemente con el aporte de género en la tarea legislativa y desde todas las visiones. Tal como decía la señora legisladora Tourné, creo que es muy importante que muchos de los proyectos presentados por Martha sean revisados y puedan hacerse realidad. Martha no solo tuvo iniciativas propias, sino también en conjunto con legisladores de todos los partidos.

En ese sentido, marcó una impronta batllista muy fuerte –ella decía que era el ADN batllista– en cada una de sus iniciativas.

Creo que recordar a Martha, como se viene haciendo hasta ahora –no acá, en este homenaje, pero sí públicamente–, solamente cuando se habla del tema de la ley de cuotas, es tener una visión restringida de lo que fue una gran mujer que se dedicó a muchos temas como, por ejemplo, la violencia de género, la violencia sexual, el acoso laboral y moral hacia los trabajadores y todo lo que tiene que ver con la jubilación de las amas de casa. A muchas personas les puede parecer un tema menor, pero no lo es porque dignifica y está relacionado con el ser, con la orientalidad y con el batllismo. También intentó extender las penas y hacerlas más fuertes, introduciendo modificaciones al Código Penal, y trabajó en la creación de la figura del feminicidio para, de alguna manera, hacer más rigurosas las penas por violencia doméstica y familiar.

Creemos que ese accionar de Martha en la tarea legislativa es lo que debemos utilizar como guía muchas de las mujeres a las que hoy nos toca seguir por su camino. Muchas veces se generan discusiones en torno al rol de las mujeres en la política, pero Martha era un ejemplo en hacer realidad y concretar los temas que la sociedad sentía y vivía. Esa era su esencia. Lo hizo en la tarea legislativa porque trajo y plasmó temas reales como, por ejemplo, el de la vivienda para las mujeres víctimas de violencia doméstica o el de refugio para estas mujeres, proyecto que compartimos en tantas oportunidades.

Muchas veces se dice –es casi una frase hecha– que hay que seguir la huella. Quiero decirles que muchas de nosotras y muchos legisladores estamos comprometidos en seguir la estela del perfume de Martha. Martha fue una mujer que nos dejó impregnado su perfume –su perfume son sus obras– y eso para nosotros es el mejor homenaje.

Muchas gracias.

(Aplausos en la sala y en la barra).

Fotografías: Martín Cerchiari y Laura Perna Ramírez

Departamento de Fotografía del Parlamento del Uruguay

Departamento de Fotografía del Parlamento del Uruguay

Entradas relacionadas...

Comentarios

comentarios

Enlace corto para compartir: https://ceciliaeguiluz.uy/AmimX